05 – Arrebatando la Bendición – (Pr. Carlos Valencia)

Introducción

  1. Muchas veces estamos esperando un milagro y pasan los días y los años pero no vemos que nada pasa. Pero el señor quiere enseñarte que debes ser un arrebatador de Bendiciones.
  2. Otro punto importante es que debes saber que estamos en guerra. Desde que recibiste a Jesús, la palabra de Dios te dice, que tu lucha diaria no es contra carne ni sangre sino contra huestes espirituales de maldad.
  3. El Señor te quiere capacitar y entregar las herramientas necesarias para que siempre seas el vencedor.
  4. La Guerra ya esta ganada: Jesús derroto al mismo Satanás en la Cruz del Calvario y Jesús vino a deshacer las obras del enemigo.

Que quiere el Señor?

Hoy el Señor quiere impregnarte de la decisión de tomar la espada en tus manos y arrebatar la bendición.

Como Funciona

Leamos Génesis 32: 22 – 30.  Y lo desglosamos poco a poco para entender la enseñanza poderosa en esta palabra.

22 –24a: Tienes que quedarte solo: Necesitas entender que muchas veces las personas a tu alrededor no te van a ayudar, muchas veces serán estorbo y tendrás que quedarte solo.

Los mejores momentos espirituales los encontraras a solas con el señor. Tendrás que entender que solo Dios te dará la bendición.

24b-26: Ser sensible al momento en que te tocará luchar espiritualmente y tendrás que aferrarte de ese manto de Jesús y dirás de aquí no me suelto hasta que me bendigas.

  • La Mujer del flujo de sangre: Mateo 9:20: “En esto, una mujer que hacia doce años padecía de hemorragias se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto. Pensaba: “Si al menos logro tocar su manto, quedaré sana”. Jesús se dio vuelta, la vio y le dijo: Animo, hija! Tu fe te ha sanado. Y la mujer quedó sana en aquel momento.”

No importa lo que los médicos te digan, no importa si ya pasó mucho tiempo, no importa si tienes que abrirte paso entre las multitudes, no importa si la gente te desprecia a causa de tu mal… El Señor Jesús te dice: Animo, hijo o Hija tu fe te ha sanado.

  • La Mujer de las migajas.: : Mateo 15: 21: “Partiendo de allí, Jesús se retiró a la región de Tiro y Sidón. Una mujer cananea de las inmediaciones salió a su encuentro gritando: Señor, hijo de David, ten compasión de mi. Mi hija sufre terriblemente por estar endemoniada. Jesús no le respondió palabra. Así que sus discípulos se acercaron a él y le rogaron: Despídela, porque viene detrás de nosotros gritando. No fui enviado sino a las ovejas perdidas del pueblo de Israel, contesto Jesús. La mujer se le acerco y arrodillándose frente a él, le suplicó: Señor ayúdame. El le respondió: No esta bien quitarle el pan a los hijos y echárselo a los perros. Si señor pero hasta los perros comen las migajas que caen de las mesas de sus amos. Mujer que grande es tu fe, contesto Jesús, Que se cumpla lo que quieres. Y desde ese momento quedó sana su hija.”

Tu fe y al motivación que el Señor haga un milagro hoy también alcanzaran a otros. No importa si te mandan a callar, tu grita mas fuerte; no importa si muchos quieren disminuir tu fe, tu grita mas fuerte: Hijo de David, ten misericordia de mi. El Señor te dirá: Hombre o Mujer, que grande es tu fe, que se cumpla lo que quieres.

  • El ciego Bartimeo.: Marcos 10: 46: “Después llegaron a Jericó. Más tarde, salió Jesús de la ciudad acompañado de sus discípulos y de una gran multitud. Un mendigo ciego llamado Bartimeo (el hijo de Timoteo) estaba sentado junto al camino. Al oír que el que venia era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí. Muchos lo reprendían para que se callara, pero el se puso a gritar aun más: Hijo de David ten compasión de mi. Jesús se detuvo y dijo: Llámenlo. Así que llamaron al ciego. Animo, le dijeron, levántate, te llama. El arrojando la capa dio un salto  se acerco a Jesús. Que quieres que haga por ti? Le preguntó. Rabí, quiero ver le respondió el ciego. Puedes irte, le dijo Jesús, tu fe te ha sanado. Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino”.

Tienes que saber escuchar por donde viene Jesús. El venir a este servicio, es porque estas escuchando que El esta aquí, que El vino para hacer milagros hoy, por eso no desaproveches esta oportunidad y dile: Jesús, ten compasión de mi. Hoy el Señor te pregunta: Que quieres que haga por ti? Tu fe te ha sanado.

NO TE SOLTARE HASTA QUE ME BENDIGAS: no importa lo que pases, o lo que te digan, o lo que tus ojos vean, o tus oídos escuchen, no lo sueltes porque la bendición esta cerca.

El señor quiere hombres de convicción: Nuestro espíritu es de dominio propio y no de cobardía

27 – 29: Dios tiene un nombre para ti, el cual representa tu bendición: Sabes que significa Israel? En hebreo significa “el lucha con Dios”. Y representará tu carácter en el reino de Dios.

30: En esa lucha es cuando veras cara a cara a Dios: Y no solo tendrás que pasar por un Penuel  sino varios. Cada bendición, en cristo, tiene un precio y muchas tendrás que lucharlas. Y te quedaran cicatrices. Cristo las tubo, pero será el testimonio para los incrédulos que te rodean. Juan 20: 27.

Beneficios

Cuando te decidas a luchar obtendrás la victoria. Cristo no te desamparará. Obtendrás tu milagro, pero sino desmayas, si sigues insistiendo en la búsqueda sincera hacia Dios.

Cada paso que das hacia tras hace que regreses a donde empezaste. No retrocedas, sigue adelante.

Conclusión

Cuanto crees que vale tu Milagro? Ponle un precio. No importa que tan grande sea ese valor… Cristo dio su vida para que tu y yo fuésemos libres, para que tu y yo fuésemos sanos, para que tu y yo caminemos en el Poder de Dios.

Cuando alguien quiera menguar tu Fe, recuerda Nunca Retroceder, Jamás Rendirse.

Que el Señor te bendiga

ayuno 930x300

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.