09 – Ahora No Vivo Yo Sino Cristo En Mi – (Pr. Carlos Valencia)

TEXTO BASE:

 Gálatas 2:20 Reina-Valera 1960 (RVR1960) 20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 Esto implica que hay para que Cristo viva en cada uno de nosotros, nuestro YO no debe vivir, es decir debe estar muerto, pero para llegar a morir, primero hay que crucificarse.

 …ya no vivo yo” El “yo” es lo que fue crucificado.  El “yo” de su viejo hombre. Saulo tuvo un encuentro con Cristo y renuncio a su “yo” carnal y mundano

 “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él… a fin de conocerle… si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos” (Filipenses 3:7-11).

LLEVAR TU CRUZ CON CRISTO

Mira lo que Jesus le dijo al Joven Rico:

Marcos 10:21 Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.

 Le estaba diciendo que al tomar su cruz tenía que decirle a la avaricia, al orgullo, a la prepotencia que tenía que morir.

El tomar nuestra Cruz, es un acta de decisión como el que hacemos para ser salvo, Es decirle a Jesus que estamos dispuesto a morir con El, que cada paso que demos, aunque no sea fácil, sabemos que en esa muerte también seremos glorificados junta mente con Cristo.

Mateo 10:36-39 Reina-Valera 1960 (RVR1960) 36 y los enemigos del hombre serán los de su casa. 37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Jesús camino a su muerte cargo una cruz o parte de ella, pero fue abofeteado, escupido, insultado, maldecido, criticado, burlado, le dieron latigazos, no creyeron en el, entre otras cosas… pero en fin cumplió su propósito en esta tierra.

 El tomar nuestra Cruz y seguir a Cristo implica sacrificios, implica una muerte.

 ¿Qué significa estar crucificado con Cristo?

 Antes de recibir a Cristo como Salvador, estábamos gobernados por la naturaleza de pecado. Pero, cuando recibimos a Cristo, la autoridad del pecado sobre nosotros fue destruida. Aunque todavía tenemos el mismo cuerpo, Jesús vive en nosotros por medio del Espíritu Santo. Lo que no podemos hacer con nuestras propias fuerzas, el Espíritu lo hace por nosotros cuando nos rendimos a Él (Ro 8.3, 4). La victoria sobre el pecado se logra al permitir que el poder de Cristo fluya en nosotros.

 A QUE HAY QUE MORIR?

 1 Corintios 15:36 Traducción en lenguaje actual (TLA) 36 ¡Qué preguntas más tontas! Para que una planta crezca, primero tiene que morir la semilla que fue sembrada.

 1.      Hay 2 condiciones para seguir a Cristo:

 Mateo 16:24-25 Reina-Valera 1960 (RVR1960) 24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

  •  Condición 1: Negarse a si mismo:

 Colosenses 3:9-10 Reina-Valera 1960 (RVR1960) 9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

  •  Condición 2: Tomar tu cruz.

 Es tomar la decisión de morir y comenzar a caminar hacia el Gólgota.

 Cuando todavía se levanta la carne, cuando todavía te domina tus emociones, quiere decir que no has tomado la decisión férrea de seguir a Cristo.

2.      Morimos a:

  • Nuestros pensamientos
  • Nuestros deseos
  • Nuestra propia voluntad
  • Nuestras emociones
  • Al Pecado
  • A los deleites de la carne.
  • A la Malas amistades.

EL MORIR ES GANANCIA

 Cuando Morimos, Jesús nos da La victoria sobre el pecado,

Filipenses 1:20-23 Traducción en lenguaje actual (TLA) 20 Espero firmemente no hacer nada que pueda avergonzarme. Al contrario, sea que yo viva o muera, quiero portarme siempre con valor para que, por medio de mí, la gente hable de lo maravilloso que es Cristo. 21 Si vivo, quiero hacerlo para servir a Cristo, pero si muero, salgo ganando. 22-23 En realidad, no sé qué es mejor, y me cuesta mucho trabajo elegir. En caso de seguir con vida, puedo serle útil a Dios aquí en la tierra; pero si muero, iré a reunirme con Jesucristo, lo cual es mil veces mejor.

 El poder de la resurrección nunca es más evidente que cuando Cristo nos libera de la esclavitud del pecado. Cada vez que los creyentes somos engañados por las mentiras de Satanás y nos rendimos a sus tentaciones, el único recurso para ser libres es tomar nuestra propia cruz y negarnos a nosotros mismos (Mt 16.24).

Cuando participas en la muerte con Jesucristo, resucitas con El y la muerte no tendrá más efecto en ti:

Romanos 6:9 Traducción en lenguaje actual (TLA) 9 Sabemos que Jesucristo resucitó, y que nunca más volverá a morir, pues la muerte ya no tiene poder sobre él.

CONCLUSIÓN:

Hay que dejarnos de tanta Religiosidad en nuestras vidas. El seguir a Cristo implica ser transformado y que al final podamos decir lo que dijo Job;

Job 42:3-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960) 3 ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.4 Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. 5 De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.